Prevenir la depresión de manera online

Nadie duda del impacto que las nuevas tecnologías han tenido en los diferentes aspectos de nuestras vidas. Los ámbitos de la promoción de la salud y el bienestar psicológico también han sido uno de ellos.

Hoy en día se calcula que existen tan solo en España cerca de dos millones y medio de personas que sufren de depresión, y se prevé que para 2030 ocupe el primer puesto en cuanto a carga de enfermedad en los países desarrollados. Los estudios coinciden en que uno de los principales factores de riesgo para sufrir depresión es haber experimentado previamente un episodio depresivo. Por otro lado, tener algunos de los síntomas que caracterizan estos episodios se relaciona con la futura aparición del trastorno. Por lo que se hace necesario, además de tratamientos accesibles y efectivos para todas aquellas personas que padecen este problema, disponer de intervenciones que ayuden a prevenir de una forma temprana la depresión.

En los últimos años, se han empezado a desarrollar intervenciones online con este objetivo, y parece que en la última década estamos asistiendo a un auge de las mismas. El interés que existe en este tipo de intervenciones recae sobre las ventajas que parecen suponer en comparación con otras actuaciones de corte más tradicional. Una mayor privacidad, menor coste económico, posibilidad de acceso y uso en cualquier lugar y momento, mayor número de personas que pueden acceder a ella y una reducción en el tiempo de espera serían algunas de estas ventajas.

Ya existe evidencia en cuanto a la efectividad de las estrategias psicológicas y psicoeducativas como herramientas para prevenir la depresión.

Sin embargo, ¿qué ocurre cuando esas intervenciones se llevan a cabo a través de las nuevas tecnologías? ¿qué sabemos acerca de su efectividad cuando se realizan a través de un ordenador o un teléfono móvil? ¿Nos ayudan realmente a mejorar nuestro estado de ánimo?

En 2020, un equipo de investigadores del IBIMA de Málaga, la Universidad Loyola Andalucía de Sevilla, el Instituto de Investigación Sanitaria de Aragón y la Universidad de Ámsterdam investigadores del Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (IBIMA) se plantearon evaluar a gran escala si las intervenciones psicológicas y educativas a través de los móviles y ordenadores pueden ser efectivas para prevenir la depresión.

En este estudio, se incluyeron 21 ensayos clínicos con un total de 10.134 participantes de 11 países y de todas las edades, aunque las personas mayores estuvieron menos representadas. La mayoría de los programas preventivos evaluados combinaban intervenciones psicológicas y educativas y aquellos que a través del móvil aplicaban más interacción (p.e. solicitando que el usuario respondiera a las tareas solicitadas), fueron más efectivos que los que se limitaban únicamente a enviar información. Globalmente el conjunto de los programas de prevención evaluados evitaron que se iniciaran un 37% de episodios nuevos de depresión cuando se comparaban con el grupo control. Un hallazgo interesante fue que no hubo diferencias significativas de efectividad entre los programas a través del móvil cuyos usuarios recibían algún tipo de apoyo o seguimiento por profesionales de la salud mental (programas guiados) y aquellos otros sin este apoyo, los denominados auto-guiados.

Si pensamos en el número de depresiones que se acumulan en España a lo largo de un año, aproximadamente 1 millón serían episodios de nueva aparición. Los programas preventivos de la depresión actuarían como las vacunas, evitando que las depresiones se inicien. Si estos programas preventivos de la depresión fueran masivamente usados por los Españoles se podrían evitar casi 400.000 nuevas depresiones al año y si solo fuera usado por la mitad de los españoles se evitarían casi 200.000.  Aunque prevenir la depresión en un 37% puede parecer una cifra pequeña en términos relativos, prevenir al año 200.000 depresiones en nuestro país, tendría un gran impacto. Se evitaría mucho sufrimiento para estas personas y sus familias, mejorando sustancialmente su calidad de vida mental y física. Se incrementaría también la productividad de las empresas ya que la depresión, aunque se da en todas las edades, afecta en mayor cuantía en la edad laboral. Por último se reduciría en gran medida los costes no sanitarios (p.e. los gastos en subsidios), y sanitarios.

En España actualmente hay más móviles que habitantes por lo que una gran parte de nuestra población podría tener acceso a estos programas preventivos de la depresión. Además, uno de los cambios que la situación sanitaria ha introducido es precisamente el incremento de la digitalización de los hogares y el uso del móvil a todas las edades, por lo que el desarrollo e implementación de intervenciones online psicológicas y psicoeducativas para prevenir la depresión adquiere un indudable interés.

Bibliografía:

Andersson, G. (2018). Internet interventions: Past, present and future. Internet Interventions, 12, 181–188. https://doi.org/10.1016/j.invent.2018.03.008.

Cuijpers, P., & Smit, P. (2004). Subthreshold depression as a risk indicator for major depressive disorder: a systematic review of prospective studies. Acta Psychiatrica Scandinavica, 109, 325–331. Cukrowicz, K. C., & Joiner, T. E.,

Ebert, D. D., Cuijpers, P., Mu˜noz, R. F., & Baumeister, H. (2017). Prevention of mental health disorders using internet- and mobile-based interventions: A narrative review and recommendations for future research. Frontiers in Psychiatry, 8. https://doi.org/ 10.3389/fpsyt.2017.00116. August 10.

Mathers, C. D., & Loncar, D. (2006). Projections of global mortality and burden of disease from 2002 to 2030. PLoS Medicine, 3(11), Article e442. https://doi.org/10.1371/ journal.pmed.0030442.Rigabert, A., Motrico, E., Moreno-Peral, P., Resurrección, D. M., Conejo-Cerón, S., Cuijpers, P., … & Bellón, J. Á. (2020). Effectiveness of online psychological and psychoeducational interventions to prevent depression: Systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Clinical Psychology Review, 101931.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *